jueves, 2 de octubre de 2014

LA EGAGRÓPILA DEL ABEJARUCO

Yo pensaba que las egagrópilas las generaban solamente las aves rapaces, pero al descubrir que también las producen algunas aves insectívoras decidí difundirlo en el blog, tomando como referencia una de las aves más vistosas de nuestra fauna, el abejaruco, ilustrándolo con esta secuencia de cuatro fotografías, de un abejaruco regurgitando una egagrópila, realizadas por el mejor fotógrafo de aves que conozco, José Ramón Barrios Alvarez.


 Las egagrópilas son bolas formadas por restos de alimentos no digeridos que algunas aves carnívoras e insectívoras  regurgitan (rapaces, gaviotas, abejaruco, martin pescador…).  
 Normalmente contienen huesos de pequeños mamíferos y aves, pelos, plumas o exoesqueletos de insectos que las aves no pueden digerir, que si pasaran por el tubo digestivo del ave podrían ocasionar heridas y/o obstrucciones intestinales que podrían causar su muerte.
 Son muy útiles para conocer el tipo de alimentación que tienen las aves, y supone un elemento importante para el estudio de las aves que las generan, ya que al diseccionarlas y analizar su composición permite tener un buen conocimiento del tipo de alimentación y de sus radios de caza, e incluso permiten conocer también aspectos relativos a las densidades de población de las presas de las que se alimentan estas aves .
 


El abejaruco tiene alimentación insectívora, capturando sus presas al vuelo, sobre todo  insectos de gran tamaño y, en menor proporción, insectos pequeños.
En verano consumen abundancia de tábanos, libélulas, mariposas, abejorros, escarabajos y ciervos volantes, grandes saltamontes, cigarras, avispas de todas las especies y gran cantidad de abejas, si tienen sus colonias en las proximidades de las colmenas.

 Las egagrópilas del abejaruco son negras ya que contienen los restos quitinosos, patas y élitros (alas anteriores endurecidas de algunos insectos) de las partes que no pudieron digerir de los insectos que cazaron. Suelen aparecer en el suelo bajo los posaderos.
 
 
 






2 comentarios:

  1. Gracias por el comentario. Se hace lo que se puede.
    Jose Ramón

    ResponderEliminar
  2. Ay madre..! . Curiosísimo.

    ResponderEliminar